Artículos de interes

Lo que usted necesita saber para una mejora continua

Criterios anti-incertidumbre… ¿Qué irá a pasar?

Ayer escribimos sobre las probabilidades, y dentro de las subjetivas vimos que hay CRITERIOS ANTI-INCERTIDUMBRE, estos se utilizan cuando no tenemos idea de lo que puede llegar a pasar o cuando decidimos basarnos en nuestra percepción sin hacer caso a cuestiones más objetivas.

index2

Los más conocidos son:

* Laplace o equi-probabilidad: Con este criterio, la forma de asignar probabilidad es el desconocimiento completo. Es muy parecido a lo que se determina como probabilidad clásica. Se le asigna a cada escenario la misma probabilidad de ocurrencia. Por ejemplo, si son dos escenarios cada uno tendrá un 0,50 de probabilidad, si fueran 3 tendrá 0,33, si fueran 4 tendrá 0,25 y así seguiría.

* Optimista: Este críterio no asigna probabilidades, sino ocurrencia directa a los casos más favorables de las diferentes alternativas. Así, el decisor está seguro de que elija la alternativa que elija, siempre obtendrá el mejor resultado. Entonces no se fijará en los malos escenario, solamente piensa que siempre va a ocurrir lo mejor. Osea, le va a dar certeza (propensión a suceder = 1) al escenario más favorable en cada alternativa. Entonces, podrían pasar diferentes escenarios al elegir diferentes alternativas.

* Pesimista: En este caso se dá lo contrario al anterior. Siempre llevamos las de perder, nos va a salir todo mal. Los mejores ejemplos son las filas: la del mercado siempre va más lenta donde nos pongamos, en Panamericana nos ponemos en la fila donde los autos no avanzan, seguro vamos a votar y me toca la mesa menos veloz. Este caso es más común que el anterior.

* Hurwicz o de coeficiente: Estos casos son un poco más realistas que los dos anteriores, aunque no deja de ser subjetivo. En vez de asignar certeza a los buenos o malos resultados, se les asigna una alta probabilidad de ocurrencia (puede ser un 0,70 o 0,80). Y el resto de la probabilidad (0,30 o 0,20) lo tendrá la situación contraria. Por ejemplo: Un 80% de probabilidad de que me toque la fila lenta y un 20% de probabilidad de que me toque la fila rápida.

* Savage: Este es el extremo del pesimismo. En esta situación se elabora un costo de oportunidad. Nuestro resultados ya no será lo que obtendremos eligiendo una alternativa, sino que será lo que perdemos por no elegir otra. En base a eso, se utiliza el criterio pesimista y se considera el peor resultado de cada alternativa y se elije la mejor de las peores.

Publicá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: