Artículos de interes

Lo que usted necesita saber para una mejora continua

Los pequeños contribuyentes (monotributistas) y los trabajadores independientes que tengan deudas, tienen plazo hasta fin de mes para poder ingresar a la moratoria y regularizar su situación con importantes beneficios y planes en cuotas.

La moratoria es uno de los capítulos de la ley de blanqueo (27.260). Se trata de un régimen de regularización muy amplio y conveniente, que incluye a las deudas de los monotributistas y los trabajadores autónomos.

Más precisamente, entre las diversas obligaciones que se pueden incorporar en la moratoria, se incluyen las siguientes, relacionadas con el tipo de contribuyentes antes mencionado:

– Los aportes personales de los trabajadores autónomos calculados a su valor actual, aunque estén prescriptos.

– El impuesto integrado y las cotizaciones previsionales fijas del Monotributo.

– Las deudas incluidas en planes de facilidades de pago vigentes o caducos al 22 de julio de 2016 (se pueden reformular y abonar en mejores condiciones).

Y en caso de no haber presentado declaración jurada de Ganancias o Bienes Personales original, se pueden realizar siempre y cuando haya sido declarado con anterioridad el origen de los fondos o los bienes incorporados (si no se exteriorizó, se debe incluir vía blanqueo). En este caso, el monto a pagar puede adherirse a la moratoria.

No se pueden incluir:

– Aportes obligatorios o voluntarios del servicio doméstico.

– Las cotizaciones fijas de los monotributistas que también son empleados en relación de dependencia, hasta junio de 2004.

Publicá tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: